miércoles , 12 diciembre 2018

Feng Shui: Casa sexta – Amigos generosos y personas benefactoras Viajes

Esta casa es un espacio en el cual podemos colocar los símbolos y los objetos relacionados con todo aquello o aquellas personas que nos ayudan: la gente que nos rodea, los amigos, los maestros, las entidades angélicas, los símbolos de nuestra religión, los jefes y compañeros de trabajo o los camaradas de nuestras otras actividades. También es la casa de los viajes, tanto físicos como interiores y espirituales, y de todo lo que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida. En este lugar es donde aprendemos a hacer las cosas para que el entorno nos sea favorable. También es el lugar donde podemos contar con toda las personas que nos ayudan. Si nos encontramos solos, si nos cuesta hacer amigos, si tenemos dificultades con nuestros compañeros de trabajo o creemos que nuestro jefe nos tiene manía, esta Casa está desequilibrada y tenemos que trabajar para conseguir la estabilidad. Para lograr este fin hemos de conseguir que, en nuestra vivienda, esta Casa se encuentre bien armonizada y representada.
Los que viven en esta zona podrían ser un poco desconsiderados o egoístas, auto centrados, que solo piensan en ellos mismos. También podrían notar que les falta apoyo de los demás. Si eso ocurriese, la solución radica en colocar los símbolos adecuados en esta área del Baguá.
Es la Casa del metal. Por lo tanto sus materiales son el oro, la plata, el hierro, aunque también el vidrio y el cristal. Son elementos maleables, ya que si a un metal le aplicamos calor lo convertimos en líquido. El metal representa la energía concentrada en ella misma.
Si pensamos en que la madera después de quemada se convierte en carbón, este a su vez puede convertirse en diamante. Imaginemos la gran transformación que representa. En esta Casa es donde sentimos más la transformación. En el camino de las Casas del Feng-Shui, la Sexta es el lugar de la creatividad que representa el metal.
De la misma manera que si hay una falta hemos de solucionarla, el hecho de que haya una ampliación benefactora favorece la disposición de estar con los demás sin salir perjudicados.
Como es la Casa del Cielo y del movimiento, nosotros también hemos de estar en acción con las relaciones y darnos cuenta de que no podemos quedarnos estáticos, que hemos de ir avanzando constantemente en la consecución de nuestros objetivos. La visualización de paisajes o recuerdos de nuestros viajes a lo largo y ancho de la geografía, nos ayudan en este proceso.
– Los colores son el blanco, el plata, el gris, el blanco crudo y el oro.
– Los objetos son recuerdos y souvenires de viajes, imágenes religiosas, artículos hechos con minerales, piedras preciosas y semipreciosas y metal.
– Las formas son las ovaladas, como el huevo, que es la gran representación de la energía concentrada antes de dar vida. Otra buena representación de este elemento es la calabaza.

Ejercicio del perdón

Se practica con dos personas o en un grupo. Intentaremos influenciar a nuestra mente inconsciente y hacerle creer que la persona a la cual sentimos que le hemos de pedir disculpas se encuentra delante de nosotros.
Si lo hacemos en grupo, las demás personas representarán a aquella a la que nos dirigimos. Si lo haces sólo con otra persona, ésta representará al objetivo de nuestra disculpa.
Es un trabajo que hacemos para limpiar cualquier sensación interna que podamos tener sobre algo que hemos dicho o hecho mal, tanto en el presente como en el pasado, incluso con personas que ya no están vivas o con los que no te hablas. Es un ejercicio para limpiar cualquier historia, independientemente de que la otra persona lo sepa o se entere.
Delante de la persona o con el grupo con el que trabajas en esta técnica, sin necesidad de explicar el problema ni entrar en detalles, pides perdón con todo el corazón y les dices que no has tenido la ocasión de solicitarlo personalmente y que ahora lo haces. Para eso te has llenado de valentía y deseas que te escuchen, que te perdonen y que te disculpen.
Inmediatamente, cada persona del grupo se pone mentalmente en el lugar de la persona ofendida y dice lo que siente a la persona que pide el perdón. Podrían ser frases como “esto fue hace mucho tiempo”, “ya ni me acordaba” o “hace tiempo que sentía rencor hacia ti, pero ahora te puedo disculpar porque siento que me lo pides de corazón.”
También, alguien se puede levantar y abrazar a la persona que pide disculpas. No es obligado, en este caso, ni decir ni hacer nada por parte del grupo; si a alguien no le apetece hacer nada, no lo hace. Simplemente escuchando ya se realiza el efecto pretendido, aunque quizás el efecto podría ser más intenso si todos dicen lo que sienten.
Una vez que cada uno haya tenido su oportunidad de hablar, todos se abrazan sintiendo la energía amorosa que en este momento se ha creado.

Meditación del agradecimiento

Has entrado en tu universo mágico, tu universo particular en el cual puede suceder cualquier cosa. Te encuentras al inicio de un nuevo camino. Los costados de la senda se encuentran llenos de flores de todos los colores: azules, amarillas, rojas, blancas y lilas, sobre una alfombra de césped verde y brillante. El aire está lleno de un perfume embriagador, cálido y suave. Tu ropa es de seda de color brillante, se ajusta perfectamente a tu cuerpo y te sientes protegido. Tus pies llevan unas sandalias doradas que son parte de tu piel, muy cómodas. Te encuentras en un estado tranquilo y relajado y, aunque desconoces el paisaje en el que te encuentras, confías plenamente.
Empiezas a caminar y puedes ver delante de ti un bosque frondoso. Detrás del bosque se elevan hacia el cielo unas montañas majestuosas. Su cima está cubierta de nieve. A la derecha oímos el sonido del agua, mientras que a nuestro alrededor los pájaros cantan alegremente. El paisaje es muy bucólico, nada molesta esta paz y serenidad que es también interna.
Seguimos caminando y, de repente, te das cuenta de que hemos de subir una pequeña montaña. Sigues subiendo y cuando te encuentras en su cima sigues rodeado de la alfombra de césped y flores. Te paras y observas a tu alrededor.
Dentro de ti empiezas a sentir una emoción, un sentimiento de gratitud por tanta maravilla. Elevas tus ojos y ves como una luz rosada y muy brillante viene hacia ti. Esta luz maravillosa, rosada, penetra por tu cabeza, llena todas las células de tu cuerpo y, cuando sale por tus pies, sube otra vez hacia tu cabeza de manera que te deja dentro de una envoltura hecha de luz rosa, como si te encontrases dentro de una pompa de jabón.
Casi sin darte cuenta, tus pies ya no tocan el suelo. Te vas elevando, sabes que esta energía es la energía amorosa del universo y mientras asciendes puedes ver todo el paisaje, con el río, el prado, las montañas, los bosques y las flores.
Esta burbuja rosa flota en el aire y te transporta suavemente a través de otros paisajes y otros espacios abiertos.
Ahora puedes ver que se te acercan otras burbujas, flotando igual que tú y dentro puedes ver a tus hijos, tus amigos, tus familiares, tus personas queridas que danzan en el aire igual que tú.
Os une un sentimiento de gratitud y de felicidad porque sabes que siempre te encuentras rodeado de amor y tienes la bienaventuranza de disfrutar de este mundo incluso con los conflictos que, por el sólo hecho de vivir, te encuentras. A cada momento el sentimiento de gratitud y felicidad va en aumento. Sabes que tu espíritu se encuentra siempre contigo y nunca te abandonará.
Con este sentimiento tan potente, empiezas a volver a la cima de la montaña de donde has salido. La burbuja te deja suavemente en la alfombra de césped y toda la luz rosa de la burbuja vuelve a quedar dentro de ti.
El sentimiento de gratitud y felicidad todavía está muy presente dentro de ti.
En este momento puedes aprovechar para decir: “Doy gracias y me siento feliz por x”.
Puede ser, por ejemplo, por tener una pareja maravillosa, tener un trabajo que te hace disfrutar, ser una buena persona, gozar de una salud perfecta, hacer que tu vida sea maravillosa, vivir en una casa fantástica, o cualquier cosa que se te ocurra o que te venga a la mente.
Hecho esto, prepárate para volver otra vez al mundo físico y llevarte contigo la sensación, el sentimiento y la emoción de esta gratitud y de que cualquier cosa que desees de verdad se cumplirá.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información